27 de enero de 2007

JUDAÍSMO COMO COARTADA

Como no creo, con la racionalidad siempre en marcha, que se pueda heredar nada de los valores individuales, no creo en razas especiales ni superiores. Ni en judíos, arios, abisinios, hotentotes, mohicanos, y ese largo etc., que nombra a razas, etnias y demás a efectos meramente antropológicos y curiosidad de geografía social y de adaptación al medio, que los seres humanos han tenido que hacer para subsistir. Por expresar eso, tan simple y verdadero, me han acusado de todo lo que han querido quienes se creen razas especiales. Lo que tiene guasa. Evidentemente detesto a gente muy zumbada, como a listillos que pretender ser los herederos de víctimas de genocidios. Sean esos judíos o indios de Norteamérica. Y por ello pretenden hacer herederos, a los que ellos les pete, de los verdugos de sus víctimas. Lo que raya directamente en lo demencial. Ni lo uno ni lo otro. Tanto los zumbaos, como los reivindicadores de victimismos están errados. Sobre todo cuando esos reivindicadores lo hacen con crasos actos de terrorismo contra la humanidad, a sangre y fuego.
Léase ese texto de Borges, que pongo a continuación, y se tomarán prudentes distancias de ambas cosas, con ese poso de ironía fina y burlesco del gran escritor argentino, y sobre un tema que parece serio cuando es cómico de pena.

YO, JUDÍO
por Jorge Luis Borges
Como los drusos, como la luna, como la muerte, como la semana que viene, el pasado remoto es de aquellas cosas que puede enriquecer la ignorancia, que se alimentan so­bre todo de la ignorancia. Es infinitamente plástico y agra­dable, mucho más servicial que el porvenir y mucho menos exigente de esfuerzos. Es la estación famosa y predilecta de las mitologías.
¿Quién no jugó a los antepasados alguna vez, a las pre­historias de su carne y su sangre? Yo lo hago muchas veces, y muchas no me disgustó pensarme judío. Se trata de una hipótesis haragana, de una aventura sedentaria y frugal que a nadie perjudica -ni siquiera a la fama de Israel, ya que mi judaísmo era sin palabras, como las canciones de Men­delssohn-. Crisol, en su número del 30 de enero, ha querido halagar esa retrospectiva esperanza y habla de mi "ascen­dencia judía, maliciosamente ocultada". (El participio y el adverbio me maravillan).
Borges Acevedo es mi nombre. Ramos Mejía, en cierta nota del capítulo quinto de Rosas y su tiempo, enumera los apellidos porteños de aquella fecha, para demostrar que todos, o casi todos, "procedían de cepa hebreo-portugue­sa". Acevedo figura en ese catálogo: único documento de mis pretensiones judías, hasta la confirmación de Crisol. Sin embargo, el capitán Honorio Acevedo ha realizado in­vestigaciones precisas que no puedo ignorar. Ellas me indi­can el primer Acevedo que desembarcó en esta tierra, el catalán don Pedro de Azevedo, maestre de campo, ya po­blador del "Pago de los Arroyos" en 1728, padre y antepasado de estancieros de esta provincia, varón de quien infor­man los Anales del Rosario de Santa Fe y los Documentos para la historia del Virreinato, abuelo, en fin, casi irrepa­rablemente español.
Doscientos años y no doy con el israelita, doscientos años y el antepasado me elude. Agradezco el estímulo de Crisol, pero está enflaqueciendo mi esperanza de entroncar con la Mesa de los Panes y con el Mar de Bronce, con Heine, Glei­zer y los diez sefiroth, con el Eclesiastés y con Chaplin. Estadísticamente los hebreos eran de lo más reducido. ¿Qué pensaríamos de un hombre del año cuatro mil, que descubriera sanjuaninos por todos lados? Nuestros inqui­sidores buscan hebreos, nunca fenicios, garamantas, esci­tas, babilonios, persas, egipcios, hunos, vándalos, ostrogo­dos, etíopes, dardanios, paflagonios, sármatas, medos, otomanos, bereberes, britanos, libios, cíclopes y lapitas. Las noches de Alejandría, de Babilonia, de Cartago, de Menfis, nunca pudieron engendrar un abuelo; sólo a las tribus del bituminoso Mar Muerto les fue deparado ese don.


NOTAS
1.- Megáfono, Buenos Aires, N° 12, abril de 1934. Y en: Jorge Luis Borges, Ficcionario: Una antología de sus textos. Edición, introducción, prólogos y notas por Emir Rodríguez Monegal, México, Fondo de Cultura Económica, 1985.
2.- En el número del 30 de enero de 1934, la revista Crisol había insinuado que Borges disimulaba su origen judío. Borges responde en este artículo de la revista Megáfono.